Fr. Jacek (Jacinto) Leszczynski OFMConv.
Conventual Franciscans

Menu

| Más

MARTIRES DE PARIACOTO


ST. JULIA CATHOLIC CHURCH








 

 



 

San Francisco de Asís / Sw. Franciszek z Asyżu / St. Francis of Assisi

 

 

Solemnidad de San Francisco de Asís (Misa completa en formato Word)

San Francisco de Asís me presento

Triduo de San Francisco de Asís

Triduo de San Francisco de Asís (para asamblea)

Tránsito de San Francisco de Asís

 

Bendición de los animales

Cancionero franciscano

 

 


Breve historia de San Francisco 

San Francisco nació en Asís en el año 1182; hijo de Pedro Bernardone, rico comerciante de telas, y Juana, conocida como "doña Pica", originaria de Provenza. Pedro la había desposado en Francia, durante uno de sus viajes de negocios. El primer hijo fue bautizado con el nombre de Juan pero el padre quiso que se llamara Francisco ("el Francés ") por los muchos lazos de afecto que lo ligaban con Francia. Poco se conoce de su infancia, salvo que tuvo que asistir a la escuela en la catedral de San Rufino. Su juventud era una época de conflictos y rivalidades. Durante uno de estos combates, en el cual tomaba parte Francisco, fue hecho prisionero durante un año en las húmedas mazmorras de Perusa. Según algunos biógrafos "en la prisión de Perusa comienza a morir el hijo de Bernardone y a nacer Francisco de Asís" pero aun faltaba unos años para el cambio definitivo. Este cambio ocurrió durante otra de las aventuras caballerescas de Francisco. A los 25 años de edad, Francisco parte tras Gualterio de Brienne hacia la Apulia, al sur de Italia, pero solo llego hasta Espoleto ( a pocos kilómetros de Asís). Aquí ocurre el cambio, durante la llamada "noche de Espoleto". Francisco decide volver a Asís y continua durante poco tiempo con su vida juvenil de fiestas y alegría, pero poco a poco va dejando a sus amigos para poder estar solo y meditar, rezar, en espera de algo que ni el mismo podía definir. En uno de estos solitarios andares por las campiñas de Asís encuentra una humilde capilla dedicada a San Damián que estaba en muy mal estado. Mientras rezaba frente al crucifijo de la capilla le pareció oír una voz que le decía: " Francisco, ¿ no ves que mi casa amenaza ruina? Corre a repararla". Tomando el mandato divino al pie de la letra tomo algunas telas de su padre y las vendió en una aldea cercana, luego llevo el dinero al sacerdote pero este lo rehuso. Pedro, al saber de esta locura cogió a su hijo y lo encerró en el sótano de su casa pero su madre lo libero a escondidas de su padre. Pedro Bernardone lo citó entonces ante el obispo. Esta "ceremonia" tuvo lugar en la plaza pública ante gran cantidad de curiosos. Francisco se despojó de su vestimenta y los deposito frente a su padre diciendo: "Hasta ahora he llamado a Pedro Bernardone" "padre mío", pero ahora que he hecho el propósito de servir a Dios, le restituyo la ropa y el dinero. Desde ahora gano daré más " padre mío, Pedro Bernardone", sino "Padre nuestro que estás en los cielos". Luego de esto, vestido con un saco atado a su cintura con una cuerda, comienza a reparar la capilla de San Damián con piedras, cal y otros materiales que recolecta pidiendo limosna. Terminada la reparación de San Damián se dedica a reparar otras capillas: San Pedro de la Espina (hoy ya destruida) y Santa María de los Angeles, también conocida como " Porciúncula". Así es como empiezan a unirse a Francisco sus primeros discípulos, viejos amigos y compañeros de juerga que se sienten inspirados con el ejemplo de Francisco, en el año 1208 con lo que se puede decir que se inicia la orden de los frailes menores, aunque la aprobación del Papa llegó mucho después. Al aumentar el número de hermanos, Francisco se ve obligado a escribir algunas indicaciones referente al estilo de vida que pensaban llevar. Después se dirigió a Roma con sus hermanos para obtener del Papa la aprobación de lo que las circunstancias le habían obligado a escribir, la "regla" de los hermanos menores. El Papa Inocencio III dio su aprobación luego de un sueño en que vio como se caía la Basílica de San Juan de Letran pero un pequeño hombre descalzo y roto que apareció de pronto sostuvo los muros de la iglesia con sus hombros. En este hombre reconoció a Francisco. En 1212 se une a Francisco y sus hermanos la primera mujer, se trata de Santa Clara con quien se funda la 2ª orden Franciscana. Le siguieron su hermana Inés, su prima y otras jóvenes de Asís asi como su propia madre. Ellas se instalaron en la capilla de San Damián.  Después de algún tiempo, Francisco se dirige a Greccio, una tranquila aldea donde solía retirarse a orar él y sus discípulos. A esta localidad esta ligada una de las más bellas tradiciones navideñas. El pesebre preparado por San Francisco y sus hermanos por primera vez en esa localidad. El año de 1226 Francisco asiste a la muerte del Papa Inocencio III y a la elección de su sucesor Honorio III. La orden Franciscana se difundía por toda Italia y otras naciones Europeas, por lo que el santo decidió reunir todos los años a todos sus frailes en reuniones llamadas "capítulos" para discutir los problemas de la orden. El 11 de junio de 1218 el Papa Honorio III firma el Decreto oficial de aprobación de la Orden. Francisco viaja a Egipto donde conoce al sultán, en Siria, el sultán le concedió un salvoconducto con el que pudo viajar sin pagar tributos a las autoridades musulmanas. Los Franciscanos, siguiendo las huellas de su fundador y Padre se convierten en custodios fieles de los lugares santificados por la presencia de Cristo. Alrededor de 1220, Francisco comienza a transcribir la antigua regla, con el agregado de otros textos evangélicos; y a preparar el Capítulo general en el que participaron 3 a 4 mil hermanos. En el verano de 1224 Francisco subió al monte Alvernia, el cual había sido regalado a Francisco por el conde Orlando. El 17 de septiembre de 1224, fiesta de la glorificación de la cruz, Francisco tuvo una visión. Un hombre misterioso con 6 alas como un serafín, se posó sobre él con las manos extendidas, los pies juntos, crucificado en una cruz. Al término de la visión aparecieron sobre las manos, los pies y el costado del Santo, las señales dolorosas de la pasión del Señor. Desde ese día y hasta su muerte, Francisco llevó por dos años impresos sobre su cuerpo los estigmas de la pasión de Jesús. Con la aparición de los estigmas, su salud empeoro mucho, además lo aquejaba un problema a los ojos y aunque se trato de curarlo no se logró nada con diversas operaciones. Sus últimos días los pasó recitando himnos de alabanza al Señor e invitando a los compañeros a reunirse en coro a esas súplicas junto con todas las creaturas del universo. Al acercarse la muerte, Francisco quiso dejar su testamento espiritual a los hermanos: " Amaos como yo os he amado y amo. Observad nuestra santa Pobreza, someteos a todos y amad a los pobres y a los que sufren". La tarde del 3 de Octubre de 1226 los Angeles del cielo bajaban a la Porciúncula para llevar a Francisco al trono del altísimo. Tenía apenas 44 años de edad. Dos años después de su muerte fue elevado a la categoría de santo por el Papa Gregorio IV. Un historiador protestante definió a San Francisco como "el más grande santo que la Iglesia Católica haya producido en siglos". Gandhi dijo un día: " se necesita un San Francisco cada 100 años y la salvación del género humano estaría garantizada".

Anonymous

Anonymous

13 Mar 2012 - 10:19 pm

q" interesante

Add a comment

Your name or Login

Your email address (will not be shown in this guestbook)

Message *

Please type this code to prevent spam *